lunes, 21 de noviembre de 2011

EL



Es raro ver esos dos momentos en que una pareja se ve en el altar llena de amor, en una ceremonia intensa y llena de futuro, muchas veces inolvidable... y tiempo después encontrarse con las rupturas por la desilusión. Historias de esas me ha tocado oir muchas, desde matrimonios llenos de celos, infidelidades, mentiras y resignaciones. No digo que todos sean así... pero es impresionante ver como los mismos personajes que uno vio en una escena después estén en otra tan distinta... pero más que todo el peor enemigo de ese cambio es la inseguridad de algunas personas, que se disfraza de celos.

Era el jueves santo en la misa el sacerdote lavaba los pies y el jarro con el agua lo llevaba Francisco Galván de Montemayor (Arturo de Cordova) un soltero millonario, que se ha convertido en un hombre ejemplar para la iglesia, en plena misa al mirar los zapatos se encuentra con las piernas de una mujer que le llama la atención, su corazón comienza a latir más fuerte, al terminar la misa siente una necesidad natural de abordarla, de saber quien es, de saber que hace... así que cada día fue a la iglesia, hasta que un día la encontró... al seguirla descubre que es la pareja de su amigo Raúl (Luis Beristáin). La obsesión es mayor ahora que tiene como acceder a esa mujer... así que invita a Raúl--- y a su prometida por supuesto... sobre todo porque el amigo se va de viaje unos meses sólo, mientras ella se quedará en el DF, en otras palabras "la tiene en bandeja".
La fiesta en la casa tiene éxito Raúl llega con Gloria (Delia Garcés), una argentina que hace un tiempo llegó a México y que ha sentido la atracción del galán dueño de casa... Francisco no se aguanta y la lleva por el jardín donde le declara su amor, ella también lo siente y no le importa nada, ni Raúl, ni el qué dirán... de un momento a otro sus labios ya están unidos a los de Francisco y todo será distinto. Es impresionante cuando el amor tiene esa fuerza irracional, una química que pasa por sobre todas las cosas, todo lo establecido y lo tangible, como una vorágine de pasión y sexualidad. Es esa cosa inexplicable de los primeros días de noviazgo (pololeo como le decimos en Chile) hace que se sientan las mariposas inexplicables que el amor nuevo llama.

El viaje de la noche de bodas en pleno tren que viaja a Guanajuato, Francisco no aguanta más y le pregunta a Gloria... ¿cuántos hombres estuvieron antes con ella?. Por supuesto una pregunta de ese tipo mata cualquier pasión... ese fue el indicio de que Francisco tiene un inmenso problema, una inseguridad total que se viste de celos con cualquier hombre que pase cerca de Gloria. Una a una se van sumando nuevas irracionalidades en su ser. Mientras por fuera seguía siendo un cristiano ejemplar y un caballero, dentro de su casa con su esposa era un obsesivo peligroso capaz de las peores aberraciones por lo que el llamaba el amor incondicional hacia Gloria. Es tan facil creer lo que uno quiere ver, que hay gente que es capaz de interpretar cosas que no son las reales, y peor aún convencerse de que los hechos que intuye son ciertos... donde queda el amor cuando los celos se convierten en algo peligroso... los celos y la envidia son los sentimientos más peligrosos que una persona puede tener y Luis Buñuel crea una de sus historias más memorables de su filmografía... a muchos les llamará la atención la escena del campanario por su parecido a la escena de Vértigo de Hitchcock... después el director inglés reconocerá que su memorable escena es un homenaje a ésta película...

Hay que tener cuidado con los celos se vuelven cuchillos.

Saludos a todos.


Bonus Tracks
1.- Película en IMDB
2.- Comentarios en Filmaffinity
3.- El en Wikipedia
4.- Película completa

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...