martes, 7 de febrero de 2012

PINA

!Que el fin del mundo te pille bailando!
que el escenario te tiña las canas.
(Joaquín Sabina)

Después de una gran fiesta de matrimonio de un amigo, el viernes nos encontramos bailando practicamente más de cinco horas... y mientras mi tieso esqueleto intentaba tomar el ritmo, que muchas veces lo inspiraba mirando algún paso de alguno del lado, pensaba en lo bien que hace bailar. De seguro Chile sería un país muy distinto si bailaramos más, no necesitaríamos ni gimnasios, ni sicoterapias simplemente escuchar la música, bailar y el resto sólo sería seguir amando.

Me gusta el baile, porque no es competitivo, porque pese a todo es feliz, tiene pasión, calor, respiración y viaja por el tiempo. Yo envidio a los que bailan por profesión, hacen que nuestros cuerpos parezcan volantines dominados por los elementos de la tierra y de ellos brota la intensidad de cada latido

A principios de los años noventa Wim Wenders conversaba con Pina Bausch sobre la idea de hacer una película sobre las coreografías que ella había creado, el problema era simple... no bastaba con hacer una película, porque el teatro permite aún la versatilidad de la profundidad, que el cine no había podido lograr bien... o no lo hacía en forma masiva. Pero la aparición del cine en tres dimensiones permitió que en algo se parezca la sensación en vivo de un escenario con toda la Tazntheter Wuppertal. El proyecto ya estaba por comenzar, pero el destino quiso otra cosa y Pina Bausch nos dejó... y para nosotros los chilenos nos dejó viudos de amor y de obra al dejar inconclusa una pieza en homenaje a Violeta Parra que presentaría en Santiago de Chile en enero.
Que orfandad queda cuando los grandes ya no están, uno queda con la sensación de abandono y desconcierto, el rumbo se pierde y la pena de la ausencia no permite en unos primeros momentos razonar con proyección sobre el futuro ni menos el presente... pero las obras de Pina eran al mismo tiempo pasado y futuro. Merecían ser recordadas desde lo más intenso que ella creó... su compañía de Ballet... como si ella vaticinara que lo que soñó en el cine se fue convirtiendo en un homenaje a la gran mujer de la danza. Desde la Consagración de la Primavera... el cuerpo completo se mueve por los senderos plásticos que la fuerza va transportando lentamente con el movimiento de los dedos como una marcha gigante y minúscula al mismo tiempo.

Los testigos son los que ahora reconstruyen cada pieza diseminada de Pina entregándola como ofrenda en esta ceremonia de redención que Wim Wenders construye... tratando de hacer algo de justicia con el movimiento, con el cuerpo y con la danza que esta mujer que parecía tan frágil para los que no la conocimos ahora se introduce en cada uno de sus más connotados bailarines. Desde diferentes coordenadas el idioma importa poco a la hora de decir quien fue ella para ellos, mientras la música de Tchaikovsky o Stravinsky se hace promiscua con la mezcla de Caetano Veloso nos va a demostrar que todo lo que hacemos tiene ritmo, tiene danza, poesía... y amor. Porque lo que se ve en cada cuerpo que parece respirar cansado mientras sus pulmones se hinchan es simplemente la intensidad que ella les entrego con los pies llenos de tierra, erosionando las rocas con el agua en los escenarios colosales.

La danza de Pina Bausch se disfraza de grito, de horror, de cadenas y de volcanes... Wuppertal en plena Renania vio en cada lugar esa danza del tren colgante, de las siderúrgicas y de la ciudad verde el ritmo que Pina sintió palpitar por sus venas. Después de esta instancia maravillosa de ver las imagenes me recordé de los llantos de muerte, de los brazos alzados de triunfo, de esa cadencia del sexo, del ritmo de la caminata, del sonido de los teclados, de la forma en que se bajan las escaleras en Valparaíso dando saltitos, de las grandes jugadas del fútbol, de la respiración profunda cuando se escala, de los movimientos del crol al nadar y entendí que pese a lo palitroque que fui en el matrimonio del viernes, estoy bailando en forma constante y los de mi lado también, por eso los entiendo y (a veces) les creo lo que dicen, porque el cuerpo tambien es una boca que habla verdades más claras que las palabras.

Saludos a todos


Bonus Tracks
1.- Película en IMDB
2.- Comentarios en Filmaffinity
3.- Pina en Wikipedia
4.- Página de la película
5.- Trailer


6.- Un fragmento


7.- Escena de amor

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...